Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Vida Académica
2017-08-14
Inician los festejos por 25 años de DIE
128 aniversario de Ingeniería Eléctrica Electrónica, 40 de Computación y 25 de Telecomunicaciones.
Por: Aurelio Pérez-Gómez
Fotografía: Jorge Estrada Ortíz
Comunicafi
Ceremonia por los 25 años de la DIE

En el marco de los 225 años de la Facultad de Ingeniería (FI), se realizó la ceremonia por los 25 años de la División de Ingeniería Eléctrica (DIE), el 14 de agosto en el Auditorio Javier Barros Sierra. La mesa de honor fue integrada por el doctor Carlos Escalante Sandoval, director de la FI; los ingenieros Gonzalo López de Haro y Orlando Zaldívar Zamorategui, secretario General y jefe de la División de Ingeniería Eléctrica, respectivamente; los doctores Azucena Escobedo Izquierdo (Sistemas Energéticos) y Rolando Paul Maya (Control y Robótica), y el maestro Alejandro Velázquez Mena (Ingeniería en Computación), integrantes del comité organizador de los festejos.

El ingeniero Zaldívar expresó el propósito de esta conmemoración: "Conocer el pasado para entender el presente y construir el futuro, el cual será forjado por nuestros estudiantes, quienes con base en los conocimientos y la formación adquiridos en la Facultad podrán desempeñarse como profesionistas exitosos".

Continuó con un recuento histórico de cada uno de los aniversarios: Ingeniería Eléctrica Electrónica que celebra 128 años, se creó en 1889 a solicitud del ingeniero Mariano Villamil (en sustitución a la de Telegrafista), durante la gestión del ingeniero Leandro Fernández Imas, director de la Escuela Nacional de Ingenieros, por decreto presidencial de Porfirio Díaz.

La carrera de Ingeniería en Computación tuvo su inicio hace 40 años durante la dirección del maestro Enrique del Valle Calderón, mientras que Ingeniería en Telecomunicaciones y la propia DIE hace 25 años, ambas instauradas durante la administración del ingeniero José Manuel Covarrubias Solís.

"Estas disciplinas —Eléctrica electrónica, Computación y Telecomunicaciones— constituyen el motor para la transformación social y el desarrollo económico que demanda el mundo globalizado actual, el cual es uno de los motivos para realizar esta celebración", finalizó.

A su vez, el doctor Escalante Sandoval externó su beneplácito por ser parte de estas celebraciones, dado que la DIE "es uno de los grandes motores de la Facultad". Afirmó que las carreras que imparte la DIE son sustantivas y fundamentales para el desarrollo del país, ya que se busca ser autónomos en dichos campos: "Esto no se logra por decreto, sino que es producto del esfuerzo, el compromiso y la participación de toda la comunidad".

Al evento fueron invitados el ingeniero Luis Rafael Jiménez Ugalde, presidente de la SEFI, y los doctores Boris Escalante y Edgar Sánchez Sinencio.

Amando lo que haces y que te paguen por ello

Después de la ceremonia, se llevó a cabo la conferencia magistral Amando lo que Haces y que te Paguen por Ello, del doctor Edgar Sánchez Sinencio, profesor titular de la cátedra Jack Kilby de Texas Instruments y director de la Centro de Analog Mixed-Signal de la Universidad de Texas A&M.

El doctor Sánchez-Sinencio, originario de la Ciudad de México, se graduó de Ingeniero en Comunicaciones e Ingeniería Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional (1966), de la maestría en la Universidad de Stanford (1970), y el doctorado por la Universidad de Illinois (1973).

Coautor de seis libros sobre circuitos RF, analógicos de bajo voltaje, de baja potencia y redes neuronales, también, se ha hecho acreedor a varios reconocimientos, como el Doctorado Honoris Causa por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica de México, y co-receptor del Premio Guillemin-Cauer por su trabajo en redes celulares en 1995; la Proclamación del Senado de Texas # 373 en 1996; co-receptor del Premio Darlington de 1997 por su trabajo en filtros de alta frecuencia, la Medalla del Jubileo de Oro de la IEEE Circuits and Systems Society en 1999; el premio de Logro Técnico Charles A. Desoer de la IEEE Circuits and Systems Society 2008, profesor distinguido de la Sociedad de Sistemas y Circuitos del IEEE 2012-2013 y de la Universidad Texas A & M en 2015.

El doctor Sánchez Sinencio relató su experiencia profesional con objeto de explicar cómo se puede tener éxito en el extranjero, en particular en los Estados Unidos. Para ello, dividió su presentación en tres preguntas o lecciones. La primera, ¿cómo superar deficiencias académicas y culturales?, en la que explicó cómo fue estudiar su carrera en los 60: "En esa época era fácil trabajar en el IMP, CFE, Teléfonos de México o en Televisa y tener un futuro asegurado; no obstante, como joven buscando un mejor destino, decidí estudiar en Stanford University".

En esa universidad se dio cuenta de las deficiencias académicas y culturales que tenía su formación profesional, tan fue así que desconocía la existencia de los transistores (1947): "Supe que hay que seguir adelante sin importar las caídas y recaídas. Debemos prepararnos para competir con profesionales mejor preparados y con mayor experiencia", apuntó.

Cuando decidió estudiar su doctorado en la Universidad de Illinois, tuvo que presentar un examen de admisión, el cual no logró acreditar la primera vez. Investigó el porqué y descubrió que solamente lo aprueban 33 por ciento: "Decidí seguir adelante y luchar por mis sueños. No tengamos miedo el fracaso, los sueños sin metas u objetivos son sólo fantasías".

¿Cómo superar un ambiente rígido y culturalmente destructivo?, fue la segunda cuestión que abordó. A su regreso a México tuvo que confrontar los prejuicios de sus conciudadanos, como: El trabajo lo hizo dios como castigo, Haces como que me pagas y hago como si trabajo, Eres maestro ¿qué no puedes conseguir otra chamba?, El "Popochas" vende tortas y gana más que tú, "descubrí que la única forma para romper con esas ideas era mediante la educación y la búsqueda de un mejor futuro", aseveró.

En cuanto a la tercera lección, ¿cómo competir en un campo laboral en el extranjero que te puede discriminar?, señaló que en los Estados Unidos ha vivido un gran número de actos discriminatorios, los cuales enfrentó con coraje y mucho entusiasmo: buscó convertirse en el mejor investigador en su campo, crear un equipo de trabajo competitivo a nivel mundial y "ser un ejemplo de trabajo y honestidad". Gracias a lo cual su equipo de trabajo recibió una donación de Texas Instruments por cinco millones de dólares, la más grande en la historia en su departamento.

Conminó a los presentes a dejar de victimizarse: "Que si los españoles, o los gringos, nos han robado esto o lo otro; modifiquemos nuestra forma de pensar sobre el trabajo, la honestidad y el respeto, que son los tres elementos en lo que debemos fundamentar nuestro trabajo profesional".

Sobre la industria y la academia manifestó que deben de convertirse en un dueto indivisible, el cual forme estudiantes de manera global, no local; "preparemos profesionales para trabajar en cualquier parte del mundo. No hay país de primer mundo sin su propia industria. No hay industria propia sin una educación integral y competitiva fundamentada en valores universales. Para cambiar a México, primero debemos de cambiarnos a nosotros mismos", concluyó del doctor Sánchez Sinencio.