Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Vida Académica
2017-10-24
Mesa de ingenierías de Fluidos y Térmica
Primera referencia a la mecánica de fluidos, en El Correo Español con una entrevista a Pierre Janssen en 1925.
Por: Aurelio Pérez-Gómez
Fotografía: Jorge Estrada Ortíz
Comunicafi
Mesa redonda Realidades y tendencias en la Ingeniería

Realidades y tendencias en la Ingeniería de Fluidos y en la Ingeniería Térmica, mesa redonda realizada el martes 24 de octubre en el Auditorio Sotero Prieto dentro del marco de la conmemoración de los 225 años de la Facultad de Ingeniería, fue el último evento académico de los festejos por los 25 años de la División de Ingeniería Mecánica e Industrial (DIMEI) con la participación de cinco destacados profesores.

El doctor Rogelio González Oropeza, jefe del Departamento de Termofluidos DIMEI, recordó que las primeras instituciones educativas de ingeniería en el mundo fueron la École Nationale des Ponts et Chaussées de París (1747); las academias de Minas de Freiberg en Alemania (1765) y de Minería y Geografía Subterránea de Almadén, España (1777). Sostuvo que el Real Seminario de Minería en México es la "primera institución de su tipo en América (1792), con lo cual nuestra FI es la heredera directa de esta tradición".

Por su parte, el doctor Jaime Gonzalo Cervantes de Gortari (ingeniero Mecánico Electricista y maestro en Ingeniera Mecánica por la FI, doctor por la Universidad de Purdue, con 45 años de profesor, autor delibros, monografías, apuntes y traducciones, artículos y conferencias en el ámbito nacional e internacional; investigador nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y Premio Universidad Nacional en Docencia de Ciencias Exactas) relató que los orígenes de la Ingenierías de Térmica y Fluidos en la Facultad se remontan a principios de siglo XX, cuando maestros como Ignacio Avilés Serna crearon sus bases y fundamentos, generados en la industria eléctrica mexicana.

El inicio formal de los estudios de la mecánica de fluidos, abundó, se dio en los sesenta y en la siguiente década se constituyó un grupo muy destacado de maestros: Jorge Arias, Alejandro Romero, Enrique Chicurel y Javier Jiménez Espriú, director de la FI, y Odón de Buen Lozano, jefe de la DIMEI, quienes desarrollaron planes y proyectos de trabajo del área.

Precisó que uno de los cambios más significativos en los últimos años ha sido la miniaturización de la tecnología; por ejemplo, los primeros equipos de transferencia de calor eran a escala humana, en los sesenta, con el desarrollo de los satélites rusos y estadounidenses, se pudieron compactar más y desarrollar el concepto de transferencia de calor compactas. "El avance ha sido tal que, actualmente, estamos hablando de micro intercambiadores de calor".

La miniaturización también ha traído un problema: el calentamiento de los aparatos: las pilas de computadora o de teléfono han llegado a explotar. "Cuando realizamos un análisis básico, nos damos cuenta de que no tienen un diseño apropiado en la estructura del sistema, ya que el fluido que sirve como enfriador no cumple correctamente sus funciones", apuntó.

Tras destacar algunos de los momentos más significativos en estas disciplinas, puntualizó que el Departamento de Termofluidos cuenta con 16 profesores, 45 de asignatura y laboratorios bien equipados. Opina que las tendencias actuales en la ciencia están abandonando en muchas áreas la experimentación práctica: "Todo se está estudiando mediante la simulación. Si bien, la computadora es una herramienta formidable que ha cambiado todos los confines de nuestra vida, la falta de experimentación práctica en algunas disciplinas va en detrimento de los egresados, porque pierden el sentido físico de los procesos y su capacidad de observación".

El doctor Roberto Zenit Camacho (Mecánico Electricista por la FI, maestro y doctor por el California Institute of Technology es investigador del Instituto de Investigaciones en Materiales y profesor de licenciatura y posgrado en la FI, pertenece al nivel III del SNI y ha publicado artículos en revistas , memorias y capítulos en libros; ha impartido ponencias, seminarios y charlas de divulgación de la ciencia y dirigido tesis de todos los grados) expuso que tradicionalmente los conceptos científicos nacen en el campo de la ciencia y estos trasminan a la ingeniería. "La ciencia se dedica a generar todo el conocimiento que utilizamos para producir; por eso, el flujo del conocimiento va de la ciencia a la ingeniería".

Afirmó que el ser ingeniero es "volverse mago: saber cómo funciona cualquier sistema físico y predecir lo que le va a sucederle en un tiempo posterior; si logro esto, entonces podemos hacer un dispositivo que no se caiga, explote o se queme. Y a pesar de que existen muchos conocimientos científicos sobre el tema, cuando se estudian algunos aspectos finos de la mecánica de fluidos, nos enfrentamos a la necesidad de generar nuevos conceptos o saberes". Por eso, aseguró, se debe ampliar el campo de acción de los ingenieros "convertirnos en investigadores". Por último, mencionó tres proyectos en los que actualmente está trabajando: válvulas cardíacas, mezclado en los océanos y flujos divertidos.

El doctor Federico Méndez Lavielle (físico por la Facultad de Ciencias, con maestría en Ingeniería mecánica, doctorado en Mecánica Transferencia de calor y una especialización en la Universitá Degli Studi di Roma; profesor titular, nivel III del SNI, ha dirigido tesis de licenciatura, maestría y doctorado, y publicado artículos en revistas internacionales y nacionales) descubrió, después de una investigación hemerográfica, que la primera vez que se hace referencia a la Mecánica de fluidos fue en El Correo Español en una entrevista al astrónomo Pierre Janssen, director del Observatorio de París, y descubridor del Helio en 1868: "realizó en 1874 la primera grabación del Tránsito de Venus sobre el Sol, 11 años antes de los Hermanos Lumière".

El doctor Méndez recomendó darle una revisión a nuestro pasado: "De esa forma somos capaces de comprendernos mejor y proyectarnos hacia el futuro". Fue así como hace 10 años dirigiendo una tesis sobre la microcirculación sanguínea, un tema muy complejo desde los puntos de vista ingenieril y médico, en el que ha profundizado: cuáles son sus características y cómo se puede aplicar la Ingeniera de Fluidos en dichos sistemas.

Le tocó cerrar la mesa al doctor Alejandro Rodríguez Valdés (profesor e investigador del Instituto de Ingeniería con experiencia de 35 años en Termo-Fluidos y Seguridad-industrial, maestro y doctor en Ingeniería mecánica; ha colaborado con el profesor Brian Spading del Imperial College de Londres para el Desarrollo de Códigos de Dinámica de Fluidos Computacionales ; autor de artículos, reportes técnicos y director de tesis) quien recordó la frase de Albert Einstein La educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela, para enfatizar que no debemos repetir conceptos, sino "enseñar a nuestros alumnos a cuestionar", dado que lo que las empresas requieren profesionistas que tengan iniciativa y estén bien preparados.

Agregó que los empleadores consideran al momento de contratar que el solicitante sepa el tipo de tecnología computacional que tiene la empresa, que tengan la capacidad de aprender nuevos procesos en poco tiempo, y que sepan colaborar, comunicar, trabajar en equipo y relacionarse.