Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Vida Académica
2017-10-27
La ingeniería tras el sismo en la CDMX
Destacados ingenieros dialogan sobre las actividades de dirección, revisión y reconstrucción a partir del 19S.
Por: Jorge Contreras Martínez
Fotografía: Eduardo Martínez Cuautle
Comunicafi
Mesa redonda México 2017: Perspectivas para el Próximo Sismo

A las 13:14 horas del 19 de septiembre, un terremoto de magnitud 7.1, con epicentro a 12 kilómetros al suroeste de Axochiapan, Morelos, sacudió la Ciudad de México, Puebla, Morelos, Guerrero y el Estado de México, dejando a su paso más de 350 personas fallecidas, docenas de inmuebles colapsados y miles de personas damnificadas.

A pesar de la tragedia, voluntarios, rescatistas de organizaciones civiles, académicos y estudiantes se volcaron a las calles para ayudar a los más necesitados. La participación de ingenieros en la CDMX fue destacada al conformar brigadas de apoyo para revisar viviendas afectadas y generar reportes sobre su estado.

Con el objetivo de conocer a detalle estas acciones, el pasado 27 de octubre se llevó a cabo la mesa redonda México 2017: Perspectivas para el Próximo Sismo, organizada por el Club de Estudiantes del Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM), con la participación del doctor Luciano Roberto Fernández Sola, representante del CICM; los maestros Germán López Rincón, jefe de la División de Ingenierías Civil y Geomática (DICyG), y Ángeles Rodríguez Cortes, coordinadora del proyecto Vivienda Emergente Industrializada (VEI12), el ingeniero Édgar Oswaldo Tungüí Rodríguez, Secretario de Obras y Servicios de la CDMX, así como Francisco Ramos, presidente del CECICM.

La maestra Rodríguez Cortés reconoció la capacidad de respuesta e interés que la comunidad universitaria mostró después del sismo, pero aseguró que algunos de sus alumnos manifestaron frustración por querer ayudar y no saber cómo. "La actitud de servicio estuvo presente, pero varios no encontraban la forma".

Ante ello, convocó a sus estudiantes de octavo y décimo semestres a realizar el proyecto VEI12. "Es un esfuerzo para dar a la población afectada una vivienda emergente y solucionar sus necesidades básicas de habitabilidad". Sus características son: costo asequible (menor a 15 mil pesos), armado rápido (menor a un día), estadía de 1 a 12 meses, fácil de transportar, uso mínimo de técnicas, personal y herramientas especializadas, y menor impacto ambiental.

Ángeles Rodríguez sugirió actuar antes de cualquier emergencia, fomentando en la comunidad universitaria una responsabilidad social. "Debemos saber que nuestra carrera conlleva múltiples compromisos y que nuestras acciones pueden impactar la vida de las personas. No podemos permitirnos afectar la vida con malas decisiones".

Por último, recomendó mayor organización en el futuro para generar líneas de investigación y trabajar de manera multidisciplinaria entre los especialistas de ingeniería, arquitectura, trabajo social, psicología, medicina, enfermería y derecho.

Por otra parte, el ingeniero Édgar Tungüí comentó que, tras la devastación del temblor, se organizó desde el C5 un plan de acción que inició con el envío de personal a los sitios de colapso para apoyar a los cuerpos de rescate. Posteriormente, comenzó una etapa de identificación de inmuebles dañados para que las personas desalojaran y fueran llevadas a los albergues. En este sentido, agradeció el apoyo de los estudiantes y grupos de ingenieros y arquitectos para la verificación de estructuras.

"Hemos recibido cerca de 15 mil solicitudes de revisión de inmuebles, que se han clasificado en tres: verde (aquellos que no sufrieron afectaciones graves); amarillo (que no presentan daños estructurales pero no son habitables); y rojo (aquellos que sí tuvieron y, tras una segunda revisión, se evaluará demolerlos)", especificó el ingeniero.

Por último, explicó que el Gobierno de la Ciudad está en la etapa de reconstrucción, donde se intentará que las personas recuperen su patrimonio. Esta fase durará aproximadamente cinco años.

En su intervención, el maestro López Rincón compartió algunas anécdotas de las brigadas de la DICyG, conformadas por estudiantes y académicos. Un día después del temblor, comenzaron con la revisión de los edificios de la FI y posteriormente se enfocaron en las instalaciones de todo el campus y algunas preparatorias.

"En nuestra Facultad tuvimos agrietamientos y desprendimiento de plafón, sobre todo en el edificio B y C. Sin embargo, la junta trabajó como debía y ambas construcciones están completamente operables".

Germán López hizo un reconocimiento a los alumnos y profesores que participaron en las brigadas en las delegaciones Xochimilco, Tláhuac e Iztapalapa. "Lo hicieron con una disciplina admirable. Fueron los ojos de los ingenieros". También destacó la labor de geomáticos que colaboraron día y noche con los rescatistas en Álvaro Obregón 286. Ver http://www.comunicacionfi.unam.mx/mostrar_nota.php?id_noticia=1182.

Por último, el maestro López Rincón invitó a los estudiantes a dar a conocer el Manual de Autoconstrucción de la FI, en esta etapa de reconstrucción de la Ciudad. Asimismo, aseguró que la DICyG da capacitación a distancia para aprovechar esta guía.

En la última intervención de la mesa, el doctor Luciano Roberto comentó las acciones de la brigada del CICM tras el sismo, sus experiencias y aprendizajes. También destacó el papel de las brigadas estudiantiles: "gracias a la fuerza de los alumnos de ingeniería y arquitectura, los damnificados tuvieron más certeza del estado de sus viviendas".

Agregó que los datos obtenidos sobre los daños, informes de aceleración del terreno, bases de datos, mapas, entre otros, están en la página www.sismosmexico.org. Algunas de sus recomendaciones para el futuro fueron unificar herramientas tecnológicas, intervenir para que la autoridad acompañe a las brigadas para la toma de decisiones, mayor capacitación para el reconocimiento de daños, evitar la duplicidad de opiniones y establecer un protocolo de respuesta eficiente que involucre instituciones, academia y gobierno.