Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Vida Académica
2018-01-15
Investigador de la FI estudia iceberg
El doctor Miguel Moctezuma, junto con geofísicos italianos, analiza bloque de hielo separado de la Antártida.
Por: Jorge Contreras Martínez
Fotografía: Antón Barbosa
Comunicafi
Dr. Miguel Moctezuma Flores

A partir de la aplicación de métodos estocásticos para tratar datos ruidosos (aquellos que no son de interés, distorsionan la señal e impiden el uso de información), el doctor Miguel Moctezuma Flores, del Departamento de Telecomunicaciones de la Facultad de Ingeniería, colaboró con un equipo del Instituto Geofísico Italiano para determinar el desplazamiento del iceberg A-68, separado de la plataforma de hielo Larsen C en la Antártida.

El procesamiento de los datos que realizó el doctor Moctezuma, obtenidos de la señal emitida por Cosmo-SkyMed (constelación de cuatro satélites administrados por la Agencia Espacial Italiana), derivó en una animación suficientemente clara para determinar cuáles pixeles pertenecen al mar y cuáles al hielo.

Cosmo-SkyMed, que orbita a 620 kilómetros sobre la Tierra, manda una señal de microondas capaz de atravesar las nubes y es independiente de la luz del sol, por lo que puede capturar imágenes a cualquier hora del día. El inconveniente, aseguró, es que ofrece datos muy ruidosos y se requiere un método muy robusto capaz de superar esa degradación del ruido y ofrecer una imagen detallada.

Miguel Moctezuma precisó que la colaboración con el equipo italiano comenzó en 2006, en una estancia sabática. Al finalizar, surgió un compromiso para determinar el desplazamiento de grandes bloques de hielo, que culminó en febrero de 2017. "Para ese entonces ya se había detectado una grieta en Larsen C, cuya proyección era que se desprendería a finales del año pasado, pero sucedió más rápido: el 12 de julio. Por ello, me uní al estudio de este evento".

De acuerdo con las imágenes de satélite, la dimensión del A-68 es de 160 kilómetros de largo, 55 de ancho y 220 metros de profundidad. "Es decir, tiene una superficie de 5 mil 800 kilómetros cuadrados, equivalente a la superficie del estado de Aguascalientes o cuatro veces el tamaño de la Ciudad de México. En cuanto a su altura, si se apilan tres Monumentos a la Revolución, cabrían perfectamente", especificó.

El doctor Moctezuma señaló que la observación de icebergs mediante satélites comenzó en 1990 debido a la dificultad de hacer observaciones de campo. "La Antártida es una región inhóspita. Se dice que en la costa, la región que se supone es más cálida, la temperatura promedio es de menos 10 grados centígrados, pero en las regiones más altas el promedio es de menos 60".

Por ello, añadió, aún hace falta avanzar en la innovación y desarrollo de los sistemas satelitales, que las señales abarquen más frecuencias, y mejorar la resolución de tamaño de pixel, pues los que están en operación actualmente están diseñados para observar fenómenos grandes (icebergs de más de 100 metros cuadrados), pero es imposible ver un barco o un crucero.

Actualmente, el iceberg A-68 se encuentra a una distancia de 25 metros de la costa y, de acuerdo con las proyecciones de los especialistas, la corriente del mar lo alejará hacia el norte (sur de Chile) donde se fragmentará y derretirá. "La idea de este proyecto es dar un seguimiento adecuado para ver su evolución, finalizó".