Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Vida Académica
2018-03-12
XVI Ciclo de la DICyG
Se inaugura el Ciclo de Ingenierías Civil y Geomática con homenaje al ingeniero Federico Dovalí Ramos.
Por: Jorge Contreras Martínez
Fotografía: Jorge Estrada Ortíz
Comunicafi
Federico Dovalí Alvarado, Ing. Federico Dovalí Ramos e Ing. Gonzalo López de Haro

La División de Ingenierías Civil y Geomática (DICyG) organizó el XVI Ciclo de Conferencias: Impacto y Aplicación de Nuevas Tecnologías en las Ingenierías Civil y Geomática, los días 12, 13, 15 y 16 de marzo en las sedes del Auditorio Javier Barros Sierra y el de la Torre de Ingeniería. En esta edición se homenajeó al ingeniero Federico Dovalí Ramos, profesor del Departamento de Ingeniería de Sistemas, Planeación y Transporte (DISPyT), por su destacada trayectoria.

La ceremonia de inauguración fue presidida por el ingeniero Gonzalo López de Haro, secretario General de la FI; el maestro Germán López Rincón, jefe de la DICyG; el ingeniero Ernesto René Mendoza, jefe del DISPyT, y los maestros Esteban Figueroa Palacios y Federico Dovalí Alvarado, hijo del homenajeado.

El ingeniero Mendoza comentó sobre la temática del Ciclo, dividida en cuatro áreas de la ingeniería civil, el concurso de conocimientos para los alumnos, cuya premiación será en la clausura. Invitó a los estudiantes y profesores a asistir a las conferencias, enfatizando que la ingeniería es una disciplina donde los conocimientos se vuelven obsoletos en poco tiempo, por lo que es fundamental profundizar en las nuevas tecnologías.

Un profesor que dejó huella

El maestro Dovalí Alvarado, con gran orgullo, narró que durante 49 años su padre preparó cada clase como si fuera la primera vez, con entusiasmo y emoción. Su gran preocupación siempre fueron los estudiantes, enseñándoles correctamente los valores de la ingeniería civil, muchos, de la materia de Aeropuertos, aún se acercan a él con respeto, admiración y cariño.

A lo largo de su vida profesional, agregó, su padre ocupó altos cargos públicos: "Siempre me has dado tu ejemplo siendo un hombre trabajador, honesto, leal y con principios inquebrantables", expresó. Por último, hizo un reconocimiento a su madre, quien ha estado junto al ingeniero Dovalí por 56 años, y a ambos por ser un gran ejemplo y guía.

Por su parte, el maestro Esteban Figueroa señaló que los profesores se destacan no sólo por los años dedicados a la docencia, sino porque sus enseñanzas son visiblemente formativas para los alumnos. "Hoy estamos convocados para reconocer, en nombre de la FI, a uno de esos profesores: el maestro Dovalí", expresó.

Rememoró sobre el paso agreste por las aulas del homenajeado, ya que en nuestro país el estudio de la aviación era incipiente: "Su empeño por entrar a este mundo le llevó a remar contracorriente, pues se desconocía la necesidad de contar con un sistema de infraestructura aeroportuaria". Sin embargo, con su objetivo de vida claro, escribió su tesis sobre un tema aeroportuario; batallando por la falta de bibliografía y profesores especializados, formó una biblioteca con libros importados.

Tras concluir la carrera, estuvo en el Laboratorio de Suelos y Pavimentos de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, que le brindaría conocimientos profesionales para su desarrollo en la construcción de pistas, en donde la mecánica de suelos es fundamental.

Posteriormente, en la Dirección de Aeronáutica Civil, participaría activamente en el desarrollo de las entidades públicas que tomaron el control del desarrollo de los aeropuertos y la regulación de las operaciones aéreas: Aeropuertos y Servicios Auxiliares y la Dirección General de Aeropuertos, de la que fue titular.

Su entusiasmo profesional, lo llevó a participar en la ejecución de los aeropuertos de Cancún, Los Cabos, Zihuatanejo, Manzanillo y Tapachula; colaborar en los de Coatzacoalcos, Tuxtla Gutiérrez y Poza Rica, y en las ampliaciones de los de Mexicali, Mazatlán, Tijuana y Monterrey. Esta experiencia, le ha valido ser experto de la Organización de Aviación Civil Internacional por más de 10 años.

Para finalizar su intervención, Esteban Figueroa subrayó cuál ha sido la enseñanza del ingeniero Dovalí Ramos a las nuevas generaciones: un propósito claro y no anticipar las dificultades para cumplirlo. Su trayectoria es ejemplo de que el estudio permanente rinde frutos.

En su participación, el maestro Germán López lamentó no haber sido de aquellos afortunados que estudiaron con el profesor Dovalí, sin embargo, ahora en la División, agradece y reconoce su esfuerzo. "Lo felicito por compartir con los alumnos sus experiencias, merece todo nuestro respeto", expresó.

Antes de la declaratoria inaugural el Ciclo de Conferencias, el ingeniero López de Haro felicitó a los organizadores, a la DICyG y al homenajeado, a quien le expresó: "eres un orgullo para la FI".

Ingeniería de Aeropuertos

Federico Dovalí Ramos agradeció a las autoridades de la FI por su apoyo y los organizadores del Ciclo, y por las muestras de afecto. En su ponencia Reflexiones sobre la Ingeniería de Aeropuertos señaló que su pasión surgió, como en muchos intelectuales y artistas, por el deseo de volar. De esta manera, inició su plática con un recorrido histórico por las primeras invenciones aéreas, hasta llegar a los hermanos Wright, pioneros de la aviación.

Luego se refirió a la etapa de la consolidación del aeroplano como una opción de transporte y la relación con el estudio del comportamiento de los pavimentos, de las dimensiones de las pistas y el trazado de las intersecciones. "Los aeropuertos se han ido adaptando a los requerimientos de las aeronaves, en constante evolución, y al mismo tiempo a la demanda y expectativas que se mantienen a la fecha, convirtiéndose en entidades cada vez más elaboradas", explicó.

A los aeropuertos, abundó, se les debe de estudiar bajo diferentes perspectivas, objetivos debidamente integrados y como una serie de sistemas: infraestructura, rentabilidad, estudios de aproximación y descenso, espacios libres de obstáculos, equipo de navegación, análisis y número de las pistas, pavimento, hangares, drenaje, luminarias, subestaciones, edificios de pasajeros, vías de enlace terrestre, estacionamientos, servicios y almacenamiento, y distribución de combustible.

Recomendó visualizar a cada aeropuerto como una solución particular a las necesidades sociales. "Representa un gran desafío para aquellos interesados en convertirse en profesionales de aeropuertos, pues los obliga a una dedicación y estudio permanentes, indispensables en el cambiante ambiente productivo". Exhortó a evitar la improvisación y tener un sentido de ética para considerar a los aeropuertos como entidades de servicio público y no para obtener utilidades públicas, así como para no aceptar puestos para los cuales no se está preparado.