Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Cultura y deportes
2018-05-03
Habilidades para la Vida en la Salud
"Somos lo que hacemos día a día; la excelencia no es un acto, sino un hábito", concluyó la ponente.
Por: Aurelio Pérez-Gómez
Fotografía: Jorge Estrada Ortíz
Comunicafi
Dra. Mireya Sánchez Zamora

La Secretaría de Apoyo a la Docencia a través de la Coordinación de Programas de Atención Diferenciada para Alumnos (Copadi), organizó como parte del Programa de Conferencias Promoción de la Salud y el Autocuidado la ponencia de Habilidades para la Vida en la Salud de la doctora Mireya Sánchez Zamora, el pasado 3 de mayo en el Auditorio Sotero Prieto.

La ponente, jefa del Departamento de Servicio de Orientación en Salud de la Dirección de Atención a la Salud (UNAM) y especialista en Medicina Familia, informó que las Habilidades para la Vida, impulsadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) son estrategias que buscan prevenir la enfermedad y promover la salud, es decir, destrezas para permitir que los adolescentes adquieran las aptitudes y actitudes necesarias para el desarrollo humano y para enfrentar en forma efectiva los retos de la vida diaria.

Explicó que las habilidades se dividen en tres categorías: sociales (relaciones interpersonales, comunicación asertiva, empatía, solución de problemas y conflictos); cognitivas o de pensamiento (autoconocimiento y evaluación, pensamiento crítico y creativo, y toma de decisiones); emocionales (incluyendo el estrés y aumento interno de un centro de control). Su propósito, agregó, es cambiar el paradigma actual buscando enseñar a los jóvenes a cómo pensar —y no qué pensar—, fomentar y fortalecer el desarrollo personal y en el ámbito social.

La doctora Sánchez Zamora apuntó que estas habilidades están dirigidas a transformar la salud de manera positiva al enfocarse más la prevención y promoción que a la cura de enfermedades; permiten el empoderamiento en la salud y un mayor control en la toma de decisión: "Para ello, se busca disminuir los factores y conductas de riesgo (individual, familiares y sociales) e incrementar los factores de protección y la resiliencia —capacidad que tiene cualquier persona o grupo de recuperarse frente a la adversidad—".

Comentó que los principales problemas de salud en nuestro país actualmente son el sobrepeso, la obesidad, la diabetes, el embarazo adolescente, enfermedades del corazón, tumores malignos, atención geriátrica, salud mental y las adicciones. "El único camino que tenemos para encontrar una solución es el trabajo multidisciplinario: que la medicina, ingeniería, arquitectura y las ciencias sociales trabajen de manera conjunta". Otra acción es disminuir la pobreza, que junto con la ignorancia son las peores compañeras de la salud.

Uno de los primeros pasos para empoderarnos es tener muy claro nuestro plan de vida, por ello la doctora invitó a los alumnos a que lo realicen con un diagrama del árbol: las raíces ¿cuál es mi inicio?; el tronco ¿qué me sostiene en la vida?; las hojas ¿cuáles son mis anhelos?; las flores, las cosas bonitas que tengo para dar; las aves, aquellas personas significativas; los parásitos, aquello que deseo desprenderme, y los frutos, ¿cuáles han sido mis logros?

Finalmente, señaló que es importante reconocer nuestras habilidades y aptitudes y aprender a confiar en nosotros mismos. Parafraseando un proverbio chino: si lo oigo lo olvido; si veo lo recuerdo, y si lo hago lo aprendo; por ello como decía Aristóteles: "somos lo que hacemos día a día; de modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito".