Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Investigación y Vinculación
2018-07-27
Estancia en la Universidad de Tokio
Ernesto Reynoso, alumno de maestría de la FI, comparte sus aprendizajes en la nación del sol naciente.
Por: Jorge Contreras Martínez
Fotografía: Eduardo Martínez Cuautle
Comunicafi
Ernesto Reynoso Reyes

El deseo por continuar sus estudios en torno a la caracterización teórica de propulsores tipo Hall, llevó a Ernesto Reynoso Reyes, egresado de la licenciatura en Física y alumno de la maestría en Ingeniería Mecánica en el área de Diseño Mecánico, al laboratorio Komurasaki-Koizumi de la Universidad de Tokio, Japón, dedicado a la propulsión eléctrica.

En entrevista, Ernesto compartió que durante su estancia de tres meses, de abril a junio, tuvo la oportunidad de utilizar el equipo de medición para caracterizar el empuje generado por un propulsor, con la intención de sentar las bases para que se desarrollen estas técnicas en la Unidad de Alta Tecnología (UAT), en Juriquilla, Querétaro, donde sigue sus estudios de maestría.

El laboratorio Komurasaki-Koizumi cuenta con cámaras de vacío donde se realizan pruebas de propulsión de iones, de microondas, de láser, de agua y de tipo Hall. "Estuve en esta última, en la parte experimental, y el plan es llevar los aprendizajes al Laboratorio de Termovacío de la UAT y sea capaz de simular ambientes espaciales para probar el desempeño de equipos en alto vacío y con diferencias de temperatura muy grandes", explicó.

Asimismo, su estancia puede ser un preámbulo para comenzar el diseño de propulsores en nuestro país, pues en la actualidad se importan de Alemania o Italia con un costo elevado.

Además de tecnología espacial, Ernesto señaló que en la Universidad de Tokio aprendió una manera diferente de enseñar, pues si no entiendes un tema te explican hasta que lo hagas. "Los doctores te dicen: no soy tu enemigo, somos un equipo entre todos y a pesar de que seas alumno de maestría tienes mucho qué enseñarme".

En Japón, comenta, hay una cultura por la difusión del conocimiento muy importante, ya que jóvenes de 24 o 25 años tienen cuatro o cinco artículos científicos en revistas internacionales. "Allá no hay una competencia por ver quién publica más o quién lo hace más rápido. En una ocasión, platicando con mis compañeros, pedí referencias sobre un tema. Pensé que me darían los títulos de libros, pero no; me compartieron en una USB todos los archivos que tenían de ese contenido, me impresionó esa apertura al trabajo en equipo".

En cuanto al idioma, Ernesto Reynoso tuvo la fortuna de estudiar japonés un año en el Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras CELE (ahora ENALLT), aunque en el laboratorio Komurasaki-Koizumi, con muchos estudiantes internacionales, el inglés se vuelve el idioma principal y Ernesto lo habla de manera fluida.

Iuani: interesante o importante

Dentro de las grandes pasiones de Ernesto está la divulgación de la ciencia, pues ha dado clases a niños y jóvenes de secundaria y preparatoria e impartido cursos de verano en Universum. También le gusta interactuar directamente con la gente, mediante su grupo de divulgación Iuani, palabra en náhuatl que significa interesante o importante (http://www.iuanidivulgacion.xyz/) y con el que ha participado en la Fiesta de las Ciencias y las Humanidades, Jornadas de Ciencia y Medio Ambiente, Noche de las Estrellas, Encuentro Nacional de Divulgación Científica y Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, entre otros eventos.

Relató que en una ocasión en una Noche de las Estrellas llegó a la carpa de Iuani una ama de casa y un plomero que se quedaron impactados durante su explicación sobre los planetas y las estrellas. "Creo que ellos eran de los que se burlaban cuando preguntaban en clase y siento que, ahí, tuvieron la libertad de aprender nuevamente. Por eso, mi intención es seguir divulgando y dar clases en el futuro en la FI, en Ciencias, en donde sea".

Ernesto Reynoso considera que una estancia es una oportunidad muy grande para aprender algo nuevo, por ello, invitó a los jóvenes a pedir informes en la UNAM y al Conacyt para visitar otras universidades. "Creo que cualquier institución que se enfoque en el tema de investigación que a ti te interese va a ser buena. Nuestro país tiene escuelas de mucha calidad que no le piden nada a las extranjeras, lo importante es que lo intenten y se atrevan a dar el paso".

Subraya que entre las ventajas de una estancia en el extranjero están los contactos que se generan. "Conocer personas que se dedican a muchos temas es valioso porque promuevo sus investigaciones y viceversa. Al no ser de la misma área, podemos complementar proyectos o incluso contar con su apoyo para hacer algún doctorado".

Para llevar a cabo la movilidad a Japón, que formó parte de un proyecto Conacyt, Ernesto Reynoso contó con el apoyo de su asesor de tesis de licenciatura, el doctor Jorge Ferrer Pérez, investigador del Departamento Aeroespacial de la UAT. Por parte de la Universidad de Tokio, los doctores Komurasaki y Rei Kawashima lo ayudaron a realizar los trámites y fueron quienes aceptaron la estancia. Junhi Bak, encargado de la parte experimental del propulsor Hall del laboratorio, fue quien enseñó a Ernesto cómo usar el equipo.