Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Investigación y Vinculación
2018-09-26
Estudios sobre Acoculco y La Primavera
Ciclo de Investigación y Docencia de Ciencias de la Tierra presenta ponencia sobre geoquímica y petrología.
Por: Aurelio Pérez-Gómez
Fotografía: Jorge Estrada Ortíz
Comunicafi
Doctor Giovanni Sosa Ceballos

El Ciclo de Investigación y Docencia 2018 de la División de Ingeniería en Ciencias de la Tierra llevó a cabo la conferencia Evolución del Sistema Magmático antes y después del Colapso de una Caldera. Geoquímica y Petrología Experimental en las Calderas de Acoculco y La Primavera en México, del doctor Giovanni Sosa Ceballos del Instituto de Geofísica UNAM, Unidad Michoacán, el pasado 26 de septiembre.

El investigador indicó que su proyecto es financiado por el Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica, alianza entre academia y la industria con el apoyo de la Secretaría de Energía y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, así como por la Global Geothermal Alliance, organismos que buscan impulsar el uso y desarrollo de la energía geotérmica.

Destacó que la demanda de energía en las próximas décadas será un problema de carácter mundial, razón por la cual la búsqueda y utilización de energías que permitan un crecimiento sustentable y que reduzcan la alteración del entorno serán una estrategia nacional y fundamental el aprovechamiento del calor interno de la Tierra para generar energía eléctrica.

El objetivo de su proyecto es investigar el sistema de almacenamiento magmático antes y después de un colapso y la relación de los sistemas postcolapso con sistemas geotermales; explicó que una caldera es donde se aloja el magma después del colapso y que genera el anillo de domos riolíticos.

La caldera de Acoculco, precisó, está ubicada en la parte oriental del Cinturón Volcánico TransMexicano activo desde hace millones de años (reactivaciones del sistema magmático). "Es un excelente escenario para investigar la relación entre el suministro de calor magmático y los procesos de evolución que modificaron los reservorios en un campo geotérmico".

La investigación implicó el origen y los procesos magmáticos (mezcla, asimilación y cristalización fraccionada) que modificaron las rocas de la caldera mediante estudios de petrografía, geoquímica de óxidos-trazas y análisis isotópico y una serie de experimentos con objeto de conocer la profundidad de almacenamiento de un magma emplazado después del colapso de la caldera. Las rocas fueron catalogadas como pre, syn (subalcalinas) y postcaldera (riolitas peralcalinas).

La investigación, abundó, se centra en estudiar si el colapso modificó el sistema por donde los magmas ascienden a la superficie y la profundidad a la que se estancan y registran los procesos magmáticos.

La Primavera es un complejo volcánico-riolítico del Pleistoceno con una historia eruptiva entre 30 mil y 120 mil años, se encuentra a menos de 25 kilómetros al oeste de Guadalajara, Jalisco, y está formado por domos, lavas, flujos de ceniza y depósitos de caída intercalados con sedimentos lacustres.

Subrayó que las calderas son estructuras geológicas heterogéneas que a causa de su formación y evolución producen una compleja estratigrafía que presenta heterogeneidades que pueden ser afectadas por la deformación y la presencia de fracturas y fallas, las cuales constituyen los principales caminos por donde los fluidos hidrotermales pueden moverse y manifestarse en la superficie en forma de manantiales; y que la mezcla de magma se considera como el suministro de calor que mantiene activo el sistema magmático.

Finalmente, explicó que la actividad hidrotermal en calderas volcánicas es consecuencia de la transferencia de energía entre la cámara magmática y las capas de agua subsuperficiales.