Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Vida Académica
2018-10-17
Momento del Fracking en México y EUA
El fracking constituye una burbuja especulativa de la Reserva Federal y la bancocracia de Wall Street.
Por: Aurelio Pérez-Gómez
Fotografía: Jorge Estrada Ortíz
Comunicafi
Doctor Alfredo Jalife-Rahme

El doctor Alfredo Jalife-Rahme presentó su conferencia Momento del Fracking en México y Estados Unidos el pasado 17 de octubre en el Auditorio Javier Barros Sierra, organizada por la Sociedad de Alumnos de Ingeniería Petrolera (SAIP).

Para el doctor Jalife cuando se habla del Fracking se refiere a la fracturación hidráulica de un pozo para la extracción del shale gas/petróleo, epítome del desregulado canibalismo neoliberal en el siglo XXI, a sabiendas de sus efectos tóxicos que causan mayores daños que beneficios. "Esta plática más que los aspectos técnicos o científicos, ofrece una perspectiva geoestratégica, que es el enfoque que he estudiado".

El ponente partió del hecho de que la mayor parte de las empresas dedicadas al Fracking en el mundo no están ganando dinero, lo cual es un gran misterio que sigan en este "negocio", excepto Shell, que en voz de su director general afirmó que lo dejaban porque no era un negocio rentable.

Dijo que Justin Mikulka, ingeniero ambiental y civil de la Universidad Cornell, afirmó que la nueva pesadilla del fracking es la toxicidad del agua, la cual contiene una cantidad elevada de sustancias químicas nocivas y cancerígenas, y en ese sentido varios autores ya han condenado a esta industria de canibalizar su propia producción al aumentar los riesgos de su derrama. Mencionó que el mayor campo de petróleo de EUA es la célebre Cuenca del Pérmico, entre Texas y Nuevo México: "cada barril de petróleo significa cuatro barriles de agua tóxica, lo cual incrementa seis dólares el precio por barril".

Estas empresas buscan bajar los costos del agua tóxica, utilizando algunos métodos "fantasmagóricos": reinyección en los acuíferos de agua potable o al Golfo de México. "¿Le habrán pedido permiso al disfuncional canciller mexicano Videgaray, para hacerlo?", se preguntó.

Al día de hoy, aclaró, es imposible saber qué sustancias químicas se utilizan en el Fracking, los pocos documentos sobre el tema son investigaciones del Congreso de EUA. "Sólo en la Cuenca Pérmica, el gasto del manejo del agua será duplicado a más de 22 mil millones de dólares en el próximo lustro, por lo cual no faltan los oportunistas de Wall Street que huelen grandes negocios especulando con el agua de reciclaje del fracking, mucho más que con el propio crudo extraído".

El polémico fracking sirve de bisagra para la doble privatización de los hidrocarburos y el agua, y ha sido imputado como causal del creciente incremento de sismos.

Subrayó que el siglo XX vivió guerras del petróleo que formaron parte de los juegos geoestratégicos de las superpotencias; en contraste, en el siglo XXI se vivirán guerras globales del agua, incluso ya empezaron (Bolivia): por un lado, la privatización que ha desequilibrado la armonía social y el segundo, el enfoque humanista "que enaltece el bien común de todos los seres vivientes de la biósfera, concepto (r)evolucionario del geoquímico Vladimir Vernadski".

El fracking desdeña el seminal principio bioético -puente entre ciencia y humanismo- con el que deberían de guiarse todos los proyectos científicos, afirmó el doctor Jalife: primum non nocere «lo primero es no hacer daño».

Apuntó que la privatización del agua ha provocado estragos por doquier: desde Bolivia, donde la revuelta de los alienados indígenas contribuyó al derrocamiento del régimen neoliberal; pasando por Alemania, máxima superpotencia geoeconómica de Europacuyo gobierno fue obligado a dar marcha atrás y re estatizar el agua, hasta México, "donde la fétida ley Korenfeld -que beneficia a la empresa estatal Mekorot de Israel, coludidos con un amigo íntimo del primer ministro Netanyahu- ha sido puesta en hibernación por el Congreso debido al repudio ciudadano".

En la última década, explicó, se tiene la idea que el agua es un derecho humano, lo cual no resuelve la sed global, sino la mercantiliza con un mínimo caritativo carente de reglas de origen biológico. "Propongo propinar un golpe de timón y definirlo como derecho de supervivencia en el que todos los seres vivientes, sin excepciones, tengan acceso a ésta sin implicaciones económicos".

El asunto integral del agua, agregó, forma parte tanto de la cosmogonía sagrada, en el más extenso significado civilizatorio y humanista, que excluye el simplismo reduccionista de cualquier mercantilización profana.

Finalmente, aseguró que se ha demostrado ad nauseam que el espejismo del fracking constituye una vulgar burbuja especulativa de la Reserva Federal y la bancocracia de Wall Street. "Informó que México es la tercera potencia mundial en términos de reservas de shale gas, de segundo Argentina y en primer lugar China. A mi juicio, todo esto sirve a EUA de cortina de humo para adueñarse a carta cabal del petróleo de México en las aguas profundas que es producto de las reformas neoliberales itamitas, y de los hidrocarburos de Venezuela", concluyó.