Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Vida Académica
2018-10-18
XII Premio Ing. Víctor M. Luna Castillo
El primer lugar fue Juan Hernández por Planeación y diseño de un muestreador secuencial de agua pluvial.
Por: Aurelio Pérez-Gómez
Fotografía: Jorge Estrada Ortíz
Comunicafi
Ganadores del XII Premio Ing. Víctor M. Luna Castillo

Se llevó a cabo la décima segunda ceremonia de reconocimientos Ingeniero Víctor M. Luna Castillo 2018, el pasado 18 de octubre en la Sala del Consejo Técnico. El premio tiene como objetivo reconocer a los mejores trabajos de tesis de Ingeniería Civil que signifiquen una aportación a la ingeniería mexicana, cuya elaboración, tema y características del autor enaltezcan los valores de constancia, valentía, alegría, inteligencia, honestidad, veracidad y lealtad.

El acto fue presidido por los doctores Carlos Agustín Escalante Sandoval, director de la Facultad de Ingeniería, y Juan Manuel Medina Castro, representante de la Fundación ingeniero Víctor M. Luna Castillo; el ingeniero Gonzalo López de Haro, secretario General de la FI, y el maestro Germán López Rincón, jefe de la División de Ingenierías Civil y Geomática.

El director expresó la gratitud de la Facultad por la colaboración de los egresados de la carrera de Ingeniería Civil en esta edición y reconoció a los directores de tesis que apoyaron a los participantes, y de forma especial al jurado integrado por destacados y connotados ingenieros civiles, quienes se enfrentaron a la tarea difícil de seleccionar a los tres primeros lugares de los 18 trabajos presentados, destacando que este premio ha tenido la mayor participación en la vida del concurso.

Mencionó que, sin demérito de las nueve formas de titulación de la Facultad, el trabajo de tesis siempre implica un esfuerzo mayor: "Nos prepara en muchos sentidos para el futuro, ya que crear un documento coherente que demuestre nuestras capacidades de investigación es en sí mismo un gran aprendizaje".

A su vez el doctor Medina Castro dijo que durante doce años la Fundación y la Facultad han permitido que el trabajo del Ingeniero Víctor Manuel Luna Castillo se mantenga vivo y dando frutos; a nombre de la familia agradeció a las autoridades, maestros y alumnos por mantener su legado a través de este premio.

Comentó que graduarse es uno de los eventos más importantes en la vida: "es el final tan esperado de nuestra etapa estudiantil y para muchos una de las proezas más tediosas, cansadas y temidas que hay que cubrir si queremos llegar a donde nos propusimos".

A los premiados, agregó, por alguna razón durante los estudios se nos olvida disfrutar lo que hacemos: crear, innovar, cambiar nuestro entorno y "demostrar a nuestros familiares y amigos, que esto no es una profesión, sino que es nuestra una verdadera pasión en la vida".

Recordó que el ingeniero Luna Castillo decía que a algunos maestros se les olvida infundir a sus alumnos la gran emoción de generar nuevo conocimiento, de coronar un esfuerzo o de que son capaces de hacer de esta universidad una de las mejores del mundo, mediante el arduo trabajo diario y siempre acompañado de una sonrisa. "Su vida no fue fácil, pero fue intensa; no fue larga, pero fue eficaz; no fue solo de alegrías, pero supo transformar los obstáculos en escalones".

Parafraseando las tesis ganadoras de las últimas ediciones, el doctor Medina dijo que el ingeniero Luna sabía que éstas serán el inicio de los más grandes cambios en el mundo: Mediante el estudio de comportamiento fuera de plano en la fachada de un templo, Matemático del rompimiento de olas; Usando el índice de vegetación de diferencia normalizada para el impacto ambiental, El diseño estructural de una plataforma marina o las aplicaciones de la nanofiltranción.

"Ya más de una década etéreo en nuestros corazones, Víctor, ha mantenido el espíritu tenaz de los estudiantes para llegar al horizonte al que tanto deseamos; el horizonte que parecía perderse en el infinito de los sueños y que él sabía atrapar, domar y colocar suavemente en la mente y el corazón de alumnos, profesores, familiares y amigos", concluyó.

A continuación, se entregaron los galardones, el primer lugar del Premio 2018 fue para la Planeación y diseño de un muestreador secuencial de agua pluvial del ingeniero Juan Antonio Hernández Magaña, dirigida por el maestro Cristian Emmanuel González Reyes; el segundo lugar, Propuesta para el control de ruido ambiental en función de frecuencias de emisión mediante barreras vegetales de la ingeniera Naftali López Jiménez asesorada por el maestro Rodrigo Sepúlveda Hirose, y el tercer lugar, para Comparativa entre dos sistemas de transporte urbano de capacidad media: autobuses de tránsito rápido y tren ligero. Caso de estudio: Línea 1 del Metrobús y Tren Ligero de la Ciudad de México del ingeniero Miguel Alejandro López Gutiérrez y supervisada por el maestro Francisco Javier Granados Villafuerte.

El jurado fue integrado por los doctores José Luis Aragón Hernández y Juan Antonio del Valle Flores; los maestros Octavio García Domínguez, Germán López Rincón y José Luis Sánchez Galarza, y por los ingenieros Óscar Enrique Martínez Jurado y Ernesto René Mendoza Sánchez.