Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Investigación y Vinculación
2018-12-15
IV Encuentro de Residuos de Construcción
Ingeniería Sanitaria y Ambiental organizó encuentro para difundir la adecuada gestión de estos residuos.
Por: Aurelio Pérez-Gómez
Fotografía: Jorge Estrada Ortíz
Comunicafi
Expertos en el área participaron en este encuentro
IV Encuentro de Residuos de Construcción Ingeniería Sanitaria y Ambiental organizó encuentro para difundir la adecuada gestión de estos residuos. Aurelio Pérez-Gómez / Foto: Jorge Estrada Ortíz / OT 406

Con la participación de la Facultad de Ingeniería, la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción y Concretos Reciclados, se llevó a cabo el IV Encuentro de Residuos Sólidos de la Construcción y Demolición, coordinado por el maestro Constantino Gutiérrez Palacios, del Departamento de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, el pasado 15 de noviembre en el Auditorio Raúl J. Marsal.

El maestro Gutiérrez Palacios dijo que este espacio anual busca difundir, los avances que se tienen en México para realizar una adecuada gestión de residuos y poder aprovecharlos mediante el reciclaje, evitando impactos al ambiente.

En Propuesta de Norma Ambiental para Ubicar Sitios de Disposición de Residuos de la Construcción y Demolición, el maestro Gutiérrez Palacios indicó que las sociedades modernas edifican diversas estructuras y obras para la vivienda, el comercio, los servicios y otras que propician el desarrollo económico y social, por lo cual la industria de la construcción en México es fundamental, dinámica y en continuo crecimiento; sin embargo, sus impactos ambientales suelen ser negativos debido a la gran cantidad de desechos generados durante sus procesos y por un manejo inadecuado de ellos.

En la Ciudad de México, abundó, no se cuenta con un sitio de disposición final con las características necesarias para evitar la contaminación del suelo y del agua subterránea. Es por ello que su grupo de investigación realizó un estudio para localizar once posibles sitios de disposición de residuos de la construcción y demolición que cumplen con los requerimientos técnicos y ambientales.

Explicó que a esos desechos se les conoce como Residuos de la Construcción y Demolición (RCD), y están compuestos por fragmentos o restos de tabiques, piedras, tierra; concreto, morteros, madera, alambre, resina; Plásticos, yeso, cal, cerámica, tejados, pisos y varillas, entre otros. En México, este tipo de desechos están clasificados como residuos de Manejo Especial y deben manejarse adecuadamente para evitar obstaculizar los escurrimientos naturales, afectar a la flora y fauna de la región; provocar inundaciones en las zonas habitacionales aledañas, y que no contaminen el suelo y las aguas subterráneas. "Es lamentable que en nuestro país aún se observa una disposición inadecuada poniendo en riesgo la seguridad de los habitantes y sus bienes".

Informó que para reducir los problemas ambientales y fomentar el reúso y reciclaje de los RCD, en 2006 la Secretaría de Medio Ambiente emitió la Norma Ambiental para el Distrito Federal (NADF-007-RNAT-2004), que instauró la clasificación y especificaciones de manejo para residuos de la construcción en el Distrito Federal, actualizada en 2014.

En resumen, apuntó que los residuos de la Construcción y Demolición deben ser manejados adecuadamente para obtener beneficios ambientales y comerciales en Centros Integrales de Residuos, y que es necesario que la Ciudad de México cuente con al menos cuatro sitios de disposición final autorizados y se promueva la participación de autoridades municipales y empresas privadas para invertir en dichos centros.

Por su parte, el maestro Juan Antonio Araiza Aguilar, en su conferencia Los Sistemas de Información Geográficos: una Aplicación en el Campo de los Residuos de la Construcción y Demolición, afirmó que los tomadores de decisiones, en la actualidad, se apoyan en los Sistemas de Información Geográfica.

Coincidió en que el manejo inadecuado de los residuos puede provocar contaminación atmosférica, del suelo, en aguas superficiales y subterráneas; daños en especies de flora y fauna y Residuos sólidos urbanos.

La maestra Sofía Espinosa Maldonado de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, en la conferencia Respuesta de las Empresas Constructoras en el Reúso y Reciclaje de Residuos de la Construcción y Demolición, precisó que el término Edificación Sustentable, usualmente se relaciona sólo en los aspectos ambientales, pero incluye también aspectos sociales, institucionales y económicos, por lo que se deben de convertir en un referente clave de la actual política ambiental.

En abril del 2014, se logró el registro oficial del Plan de Manejo de Residuos de la Construcción y Demolición(PM-RCD), para responder a una obligación establecida en la NOM-161-SEMARNAT (desechos de la construcción como Residuos de Manejo Especial) cuyo objetivo es facilitar la construcción sustentable, minimizando la generación de RCD, maximizando su aprovechamiento bajo el concepto de corresponsabilidad entre los tres órdenes de gobierno y los diferentes actores que participan en la cadena de valor de este sector.

En su plática Caracterización de lixiviados de un sitio de disposición de residuos de la construcción y análisis de alternativas de tratamiento, el ingeniero Roberto Villanueva Martínez recalcó que uno de los mayores retos es la creación de un mundo autosuficiente: gestionar correctamente los recursos naturales lo que implica realizar un buen manejo y eficiencia de los residuos.

Con respecto a los RCD, su adecuado manejo representa un aumento económico de las obras, que la mayoría de las veces las empresas constructoras no están dispuestas a solventar. "Sin olvidar que nuestro país no cuenta con el conocimiento, educación e infraestructura necesaria para que el manejo adecuado de estos despojos sea óptimo teniendo como consecuencia el fuerte impacto ambiental producido".

Por su parte, El ingeniero Benjamín Medina Hernández de la Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) de la CDMX, en su charla Aplicación de la Normatividad del DF aplicada al reúso y reciclaje de Residuos de la Construcción y Demolición dio a conocer algunos de los trámites que es necesario realizar ante esta dependencia cuando se construye, remodela o rehabilita. Ratificó que las empresas deberán separar los RCD para ser reciclados, trasladarlos en vehículos monitoreados para evitar que se desechen en tiraderos clandestinos. "Es una situación compleja que busca evitar la contaminación ambiental, para ello, necesitamos la colaboración de todos y cada uno de los participantes en una obra".

Luego, en la plática Concretos Reciclados. Recepción de Residuos de la Construcción y Demolición a partir de la aplicación de la NADF-007-RNAT-2013, el ingeniero Enrique Granell Covarrubias mencionó que nuestro país genera más de 100 mil toneladas de desechos sólidos urbanos al día y 30 mil de la construcción y demolición, y que su empresa Concretos Reciclados es la única planta de reciclaje de RCD en la CDMX que procesa residuos limpios de concreto y produce agregados reciclados de alta calidad. "La recepción del escombro es primordial, debe estar libre de materiales peligrosos (asbesto-cemento) y también de los no peligrosos (madera, plásticos, papel, textiles, vidrio y demás basura) que pueden restar calidad a los productos reciclados".

Subrayó que los materiales reciclados cumplen perfectamente con los requerimientos de calidad para los cuales han sido seleccionados: bases, sub-bases, subrasantes, terraplenes, cubierta en rellenos sanitarios, andadores o ciclopistas. Agregó que se pueden elaborar mezclas asfálticas en caliente empleando un 15 por ciento de RAP (Reclaimed Asphalt Pavement), un 40 en mezclas templadas o tibias y hasta un 100 por ciento para el caso de mezclas frías. "El empleo de materiales reciclados en las diversas obras de ingeniería civil es lo que permitirá realmente conducirnos hacia una construcción sustentable".

fomentar el uso de materiales reciclados sobre los naturales, para lo cual será necesario establecer la obligatoriedad del uso de materiales reciclados en los contratos de obra pública e incluirlos en dentro de los catálogos de la obra. En cualquier tipo de obra que necesite o no licencia de construcción, se deberá de pedir el plan de manejo de los residuos y deberá existir una vigilancia estrecha para garantizar el cumplimiento de los mismos.