Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Cultura y deportes
2020-02-27
¿Qué es la Igualdad de Género?
La Copadi inició su Ciclo Promoción de la Salud y el Autocuidado con conferencia sobre perspectiva de género.
Por: Erick Hernández Morales
Fotografía: Jorge Estrada Ortiz
Comunicafi
Licenciada Lilian Ayala González

En el marco del Ciclo Promoción de la Salud y el Autocuidado, que organiza la Secretaría de Apoyo a la Docencia a través de la Coordinación de Programas de Atención Diferenciada para Alumnos (Copadi), la licenciada Lilian Ayala González, jefa de Educación para la Igualdad del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG), impartió la conferencia ¿Qué es la Igualdad de Género?, el pasado 27 de febrero en el auditorio Sotero Prieto.

Actualmente, basta entrar a cualquier red social o abrir cualquier periódico para encontrarse un gran número de noticias relacionadas con la equidad o la violencia de género, sin embargo, en ocasiones la falta de información impide comprender cabalmente de qué se está hablando.

Por ello, la licenciada Ayala comenzó su ponencia distinguiendo los conceptos sexo, que atañe a los fenómenos biológicos que hacen posible distinguir entre machos y hembras humanos, y género, que se refiere a las interpretaciones y valoraciones impuestas socialmente sobre los cuerpos diferenciados por dichos fenómenos.

Citando a la poeta y activista feminista Julieta Paredes, la especialista comparó tales valoraciones con una cárcel sobre los cuerpos de las personas porque las obliga a comportarse de una determinada manera o, de lo contrario, recibir algún tipo de castigo social. Agregó que, si bien este tipo de mandatos afecta tanto a hombres como a mujeres, son ellas quienes llevan la peor parte, pues históricamente la relación implica una valoración de inferioridad de lo femenino.

Explicó que la asignación de roles determinados por el género opera a través de agentes educativos presentes en toda la sociedad, entre los cuales se encuentra la familia. El primero de sus mecanismos son las representaciones que determinan directrices de cómo se es hombre o mujer. Otro es el de hacer pasar los mandatos por hábitos naturales, por ejemplo, la maternidad, pues si es natural la capacidad biológica de las mujeres para tener hijos, no así la necesidad de casarse, tener marido y encontrar en ello el punto culminante de sus vidas. Por último, están las expectativas: el acceso a ciertos derechos y estatus sociales condicionado al seguimiento del rol asignado.

La diferencia de género trae como consecuencia la desigualdad, una realidad que la ponente sustentó con contundentes ejemplos empezando por la brecha salarial: según datos de la ONU, a nivel mundial las mujeres perciben un 23 por ciento menos que los hombres por realizar el mismo trabajo y, de acuerdo con un estudio del Foro Económico Mundial, en las condiciones actuales tomaría 200 años alcanzar la igualdad en este rubro.

De igual manera, la desocupación y el tiempo de trabajo no remunerado son mayores entre las mujeres, mientras que la tasa de participación económica es considerablemente menor. Además, se estima que en 80 naciones una de cada cuatro mujeres entre los 20 y 24 años es sometida a un matrimonio forzado, y más del 70 por ciento de países del mundo carecen de leyes contra la violencia de género.

Así pues, para contestar la pregunta que dio nombre a la conferencia, la licenciada Ayala resumió la igualdad de género en tres puntos: reconocimiento de que las personas sin importar su condición sexual son iguales en derechos y merecen las mismas oportunidades de desarrollarse como individuos; la simetría en las brechas mencionadas, y la igualdad no sólo formal sino sustantiva, en otras palabras, que las leyes correspondientes sean una realidad y no se limiten a existir en el papel.

Entre los aportes que pueden realizar las universidades a la igualdad de género, mencionó un compromiso real por parte de las autoridades para resolver los problemas relacionados, crear espacios simétricos con igualdad de representantes, no permitir el sexismo en la educación, terminar con el acoso y el hostigamiento, corresponsabilidad de hombres y mujeres en las actividades domésticas, promover la paridad, visibilizar la comunidad LGBTIQ+, y transversalizar la perspectiva de género.

Para terminar, expuso el procedimiento y las condiciones del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM para prevenir, atender y sancionar cualquier situación de este tipo. Si aún no conoces este instrumento o tienes alguna duda, puedes informarte en el sitio: https://igualdaddegenero.unam.mx/.