Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Vida Académica
2020-03-05
Dra. Mayumy Cabrera, Premio Sor Juana
La destacada académica de la DICT es galardonada en la edición 2020.
Por: María Eugenia Fernández Quintero
Fotografía: Cortesía DGCS
Comunicafi
La doctora Mayumy Cabrera recibe su reconocimiento de manos del rector de la UNAM, doctor Enrique Graue Wiechers

Describir a la doctora Mayumy Cabrera Ramírez con una frase resultaría un tanto difícil, sin embargo, su carácter jovial y alegre que siempre la distingue, permite este esbozo: la profesora de la sonrisa perenne. Y sí, con su paso firme y ágil para llegar a la clase u oficina en la Facultad de Ingeniería, la especialista en geología marina invariablemente refleja una expresión cordial cuando saluda a estudiantes y colegas. Recientemente esta felicidad cotidiana se desbordó con un anuncio: sus méritos académicos en la FI fueron reconocidos con el Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2020, condecoración que otorga la UNAM a sus profesionistas más destacadas en los campos de docencia, investigación y difusión de la cultura.

El pasado 6 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer y de un entorno mundial en plena ebullición que clama por la igualdad y la erradicación de la violencia contra las mujeres, tuvo lugar la ceremonia de entrega del reconocimiento y la medalla, la cual fue presidida por el rector de la UNAM, el doctor Enrique Graue Wiechers, quien ratificó su adhesión a la lucha genuina de las mujeres por una sociedad más justa. Un día de fiesta para Mayumy y todas las premiadas.

Vocación, decisión de vida

Mayumy Cabrera, ingeniera geóloga, maestra en Ciencias y doctora en Ciencias (Recursos Submarinos), narra cómo surgió su interés por la ciencia y la ingeniería: "Durante las vacaciones de la primaria, mis padres nos compraban guías de estudio para que aprovecháramos el tiempo, por fortuna esa ejercitación resultó en mi gran cariño a las matemáticas. Además, los fines de semana eran instructores de yoga y los acompañaba ocasionalmente a los viveros de Coyoacán y La Marquesa, algo que disfrutaba. Así, desde muy temprana edad, combiné el gusto por la naturaleza y por las matemáticas".

Un momento decisivo es, sin duda, la elección de la carrera. La joven Mayumy, aunque tenía la certeza de optar por la ingeniería, su panorama sobre ésta era limitado a la construcción de obras de infraestructura. "Mi papá me regaló la Guía de carreras UNAM en el último año de preparatoria, lo que vino a abrirme los ojos y el alma cuando leí sobre Ingeniería Geológica, su plan de estudios y perfiles, y dije eso es lo que quiero hacer con mi vida, estudiar los recursos naturales como satisfactores para una sociedad cada vez más demandante".

Ingresó a la Facultad de Ingeniería en 1994, comenta que en ese entonces la información acerca de las carreras de Ciencias de la Tierra era escasa: "Cuando me preguntaban qué estudiaba y dónde me iba a desempeñar, se me complicaba explicar qué hacían los geólogos. Muchas personas creían que no existía trabajo para esa ingeniería y me desanimaban un poco; sin embargo, mi madre siempre estuvo presente renovando mi confianza y tendiéndome la mano. Al final, me encantó la carrera, lo haría una vez más, me apasiona el estudio de los minerales y de las rocas".

La pasión por lo que se hace es el mejor ingrediente para avanzar, no obstante, en todas las carreras siempre hay materias difíciles. En el caso de Mayumy, nos comenta, fue Petrología metamórfica, ya que contempla termodinámica y geoquímica: "Fue una de las últimas asignaturas que llevé porque el profesor que la daba me imponía (ingeniero Alfredo Victoria), sabía muchísimo, era muy exigente y el único que la impartía en esos años, por cierto, aún la da. Una vez que llevé su clase, se fueron mis temores y aprendí no sólo de las rocas metamórficas sino del trabajo en equipo, de los minerales y microscopios. Quien fuera mi profesor, posteriormente fue mi jefe, ahora es mi colega y amigo." Por otro lado, destaca que en varias asignaturas le tocó ser la única mujer y que siempre tuvo, por parte de los maestros, trato y exigencia igualitarios, y que valora que sus compañeros la cuidaban en las prácticas de campo.

Ya en sus inicios como ingeniera geóloga, la doctora Cabrera nos comparte uno de los muchos recuerdos que guarda: "Impartí un curso en Puerto Morelos y llevaba mis rocas para realizar las prácticas de laboratorio, por lo que tuve que pagar exceso de equipaje. El empleado, al ver la cantidad en kilos, me dice ¿qué trae en esa maleta, piedras? Efectivamente, joven, son piedras y de eso vivo, respondí".

Posgrado, trayecto de especialización

Un personaje fundamental en la formación profesional de la galardonada es el doctor Arturo Carranza Edwards, uno de sus mentores desde la licenciatura en la clase de Geología Ambiental, en el servicio social en el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología UNAM, y en el desarrollo de su tesis. "Tuve la oportunidad de realizar un crucero oceanográfico en el buque El Puma en las costas de Jalisco, Colima y Michoacán, me encantó descubrir que hubiera una rama de la geología que se dedicara al mar, así que el doctor Carranza me invitó a participar en el proyecto de concentración de metales frente al Río Pánuco y a realizar mi maestría; al mismo tiempo, me contrataron como profesora de la asignatura Petrología en la FI y así empezó mi andar en las rocas".

Ya concluida su maestría en el área de Geología Marina, rememora que platicando con el doctor Carranza, le confesó que de niña quería ser pediatra y que él le dijo no fuiste médica, pero puedes ser doctora. "En 2004 asistí como representante de la Facultad de Ingeniería al taller organizado por la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos con sede en Kingston, Jamaica, y conocí la investigación que se estaba llevando a cabo en relación a recursos submarinos en el mundo. Motivada por realizar esos estudios en México, inicié mi doctorado también en el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología en el área de Recursos Submarinos con la tutoría del doctor Carranza".

Cabe destacar que la doctora Mayumy Cabrera ha trabajado en proyectos surgidos de diversos convenios, como UNAM-Pemex, Conacyt e INAH, orientados en realizar las caracterizaciones de las rocas; asimismo, ha dado difusión a los diversos proyectos de docencia e investigación en los que ha colaborado, tanto en congresos nacionales e internacionales como en revistas arbitradas, lo cual le ha merecido ingresar al Sistema Nacional de Investigadores. "En los últimos años me he enfocado en la geología marina orientada a la contaminación de playas y erosión costera y al estudio de recursos submarinos estratégicos (nódulos polimetálicos). También he sido responsable y corresponsable del Laboratorio de Petrología de la FI y me enorgullece formar parte de un grupo de trabajo para la integración de diferentes colecciones de rocas del Laboratorio en apoyo de diversas asignaturas".

Docencia, una razón de ser

La doctora Mayumy Cabrera, quien a la fecha ha impartido 26 cursos de licenciatura de 6 asignaturas diferentes en la División de Ingeniería en Ciencias de la Tierra, expresa lo que para ella significa la docencia: "Es la pasión por enseñar, transmitir conocimientos a los alumnos no sólo acerca de la asignatura que imparto sino de la vida, con la motivación de hacerlo en la Facultad de Ingeniería, mi alma máter que me brindó mi formación, trabajo, logros, un entorno de compañerismo y amistad, y ahora este magnífico reconocimiento que enaltece el trabajo conjunto de todas y cada una de las mujeres que pertenecemos a la Facultad".

A lo largo de los 21 años de ejercicio docente, la doctora Mayumy ha vivido la evolución de las técnicas de enseñanza-aprendizaje: "Cuando inicié eran clases con proyector de acetatos, después con PowerPoint o Prezi, ahora es el acceso a internet y las nuevas tecnologías mediante las plataformas educativas y el diseño de páginas web. Actualmente soy la responsable del proyecto PAPIME PE102120 Diseño de manuales de campo y de laboratorio incorporando fotogrametría, modelado 3D y realidad aumentada en la web para la enseñanza de la Geología General en las ingenierías: Geológica, Geofísica, Minas y Metalurgia, Petrolera, Civil, Geomática y Ambiental, en el que incluimos las tecnologías emergentes en la docencia de la Geología. Es un reto trabajar con profesores de carrera y asignatura, técnicos académicos, jefes de división, coordinadores de carrera y alumnos de cinco divisiones (DIE, DIMEI, DICT, DICyG y DCSyH) agrupando así varias disciplinas que se encontraban desconectadas para lograr aplicaciones que nos mantendrán a la vanguardia como Facultad".

La doctora Mayumy coincide con una expresión común en los docentes: la razón de ser de la Facultad son los alumnos. La llena de satisfacción que muchos de sus egresados se encuentran estudiando posgrados y otros trabajando para la industria minera. "Algunos han seguido mis pasos en la geología marina, lo cual celebro. Me emociona saber que te convertiste en una buena influencia cuando tus exalumnos te comparten sus logros y te dan las gracias por haberles dado seguridad y confianza; les digo constantemente la frase de Henry Ford (Tanto si crees que puedes hacerlo como si no, en los dos casos estás en lo cierto) para convencerlos que ¡sí pueden hacerlo!"

En sus clases, comparte con los estudiantes sus experiencias en sus viajes para contagiarlos de esa alegría de conocer otros lugares y disfrutarlos: "Viajar significa que tienes fe en ti mismo, porque sabes que posees todas las capacidades para enfrentar nuevas vivencias, idiomas, gastronomía y culturas con la certeza de salir victorioso". Les recomienda la visita a la Riviera Maya por su riqueza natural inigualable y Hawái, el paraíso de los geólogos.

Geología marina en México

La doctora Mayumy Cabrera considera que la línea de investigación de la geología marina en México ha sido poco desarrollada; sin embargo, en los últimos años la visión de los investigadores universitarios es generar bases de datos con información oceanográfica de los ecosistemas marinos y la biodiversidad. "De esta forma, problemas como el sargazo y la erosión en nuestras costas pueden ser atendidos con prioridad y además contribuyen para hacer un uso sustentable y una conservación adecuada de nuestros mares".

En ese sentido, agrega, la UNAM siempre se ha caracterizado por estar a la vanguardia en la formación de investigadores que han atendido diversos problemas (sargazo, recientemente). "Necesitamos más especialistas que puedan hacer investigación en nuestros más de 11,000 kilómetros de litoral y casi 2 millones de kilómetros cuadrados de superficie marina", afirma.

Sor Juana Inés de la Cruz, un emblema

El entorno familiar de Mayumy se ha caracterizado por la solidaridad, confianza y cariño: "Mis padres Gonzalo Cabrera y Yolanda Ramírez han sido el pilar y apoyo en todas mis aventuras emprendidas en la vida. Soy la única mujer de cuatro hermanos y toda mi familia está muy orgullosa de mí, lo cual incluye a mis dos hijos adolescentes, Marcos y Mauricio, a quienes les cuento de mis clases y proyectos. Ellos me agradecen que tenga la capacidad y responsabilidad de sacar adelante el trabajo y de ser una buena mamá, esas palabras motivan mi día a día".

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Mayumy festeja la unión y la lucha de las mujeres como un fenómeno social que ha fortalecido la sororidad para reclamar a las autoridades, entre otras demandas, leyes más firmes que las protejan: "Este movimiento me hace sentir orgullosa de mi género. Por otra parte, es importante sentirte bien contigo misma, que tu fuerza y pasión por lo que haces hablen por ti".

Y eso es justo el legado de Sor Juana, la obra apasionada de una poeta de inteligencia y talento excepcionales que logró sobreponerse a un contexto social asfixiante: "La admiro, es una mujer que tuvo que ingresar a un convento no por vocación sino para cubrir su necesidad de alimentar su conocimiento. Ella decía yo no estudio para saber más, sino para ignorar menos. Desde la escritura y creatividad artística, luchó por la igualdad de las mujeres, eso la convierte en una mexicana ejemplar y es un honor para mí haber ganado el reconocimiento que lleva su nombre. Se lo dedico a quienes han creído en mí: mis hijos, mis padres, mi familia, mis amigos, mis profesores, mis estudiantes y a esta Facultad de Ingeniería".