Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Vida Académica
2021-11-25
La violencia debe ser denunciada
La Cinig-FI impartió conferencia sobre la importancia de la denuncia de la violencia de género.
Por: Mario Nájera Corona
Fotografía: Jorge Estrada Ortiz
Comunicafi
Diana Paulina Pérez Palacios

El pasado 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, la Comisión Interna para la Igualdad de Género de la Facultad de Ingeniería (Cinig-FI) impartió la conferencia Ni una Violencia sin Denunciar Más, a cargo de las orientadoras Diana Paulina Pérez Palacios, Jaquelina López Barrientos y Ana Lilia Salas, como parte del ciclo En Ingeniería Ni Una Más.

La maestra Diana Paulina Pérez definió "violencia de género" como toda acción, conducta u omisión que provoca daño, exclusión, sufrimiento, angustia, dolor o muerte a las personas por causa de su género. Este tipo de violencia, abundó, prevalece debido a un orden social donde se privilegia lo masculino en detrimento de lo femenino, reproduciendo opresión, estereotipos y desigualdad.

Explicó los cuatro tipos básicos de violencia de género: la psicológica (insultos, celos, vigilancia, rechazo, humillaciones), la física (golpes, empujones, inmovilizaciones), la sexual (acoso, tocamientos, insinuaciones, relaciones forzadas), y la patrimonial y económica (distribución de bienes, objetos y documentos, privación de salario, control de remuneraciones). Todos ellos pueden ocurrir en diversos ámbitos: en el familiar, el comunitario, el laboral, el docente y en el institucional.

En su turno, la maestra López Barrientos ilustró la violencia de género como un iceberg que deja ver solo la punta, es decir, sólo observamos algunas acciones violentas: feminicidio, violación, secuestro, amenaza y acoso, entre las más vistas. Sin embargo, hay otras que siguen debajo del agua, por ejemplo, los chantajes, chistes hirientes o las pláticas inapropiadas, y añadir la que se da en el ciberespacio, llámese hostigamiento, sextorción, revelación de la intimidad, acecho e insultos.

Estadísticas universitarias

Estudios revelan que las personas que mayoritariamente ejercen violencia son los hombres (44 por ciento alumnos, 22 académicos y 17 por ciento administrativos), y las que han presentado una queja, mujeres (76 por ciento estudiantes, 14 personal administrativo y 2 por ciento, de confianza). Asimismo, muestran que las acciones violentas más demandadas son del tipo físico (tocamientos, ejecución del acto sexual y obligar a observar un acto sexual) y psicológico (insultos, humillaciones y amenazas). "Las denuncias por violencia de género han aumentado en la UNAM debido muy probablemente a que ha crecido la difusión de la importancia de formalizarlas. Se observa que aun en la pandemia ha habido estas denuncias, ya que a pesar del distanciamiento social, no ha dejado de existir la violencia, lo cual es preocupante. Necesitamos que se hagan las denuncias.", exhortó la maestra López Barrientos.

¿Cómo denunciar un acto de violencia de género?

De igual forma, la ingeniera Ana Lilia Salas resaltó la importancia de denunciar los actos de violencia y recordó algunos de los pasos a seguir: acercarse a la Defensoría de los Derechos Universitarios, Igualdad y Atención de la Violencia de Género (DDUIAVG-UNAM) donde se tendrá el primer contacto y orientación (se aplican las medidas de contención necesarias); continuar con la interposición de la queja (definición del procedimiento de atención más adecuado para el caso y su verificación), y con el seguimiento de acuerdos, sanciones y medidas derivadas del procedimiento formal.

Cualquier persona que haya sido víctima o que tenga conocimiento del acto puede interponer una queja en la DDUIAVG-UNAM sin plazos de tiempo para realizarla, es decir, si fue víctima en su primer semestre y no ha denunciado, aún puede hacerlo.

"Hablar con la Defensoría es tu derecho, nadie te puede amenazar o intimidar por asistir o interponer una queja. La Defensoría tiene la obligación de mantener la confidencialidad, por lo tanto, nadie sabrá que acudiste hasta que decidas presentar una queja y la notifiquemos a la autoridad", agregó Ana Lilia.

En la situación de que una persona víctima de violencia se acerque a un profesor, académico o personal administrativo para pedir ayuda, enfatizó, lo primero que deben hacer es escucharla, validar su vivencia y contener sus emociones, y después referirla y canalizarla a la unidad jurídica o a la Defensoría. "Hay casos que necesitan protección urgente, para lo cual se recomienda analizar la situación y, si se puede, reubicar a la persona de su lugar de trabajo, grupo o turno escolar".

Para finalizar, la ingeniera Salas explicó por qué algunas veces se omite denunciar los casos de violencia: se considera que la experiencia no fue algo serio o que es parte de la cultura institucional de género; se carece de un estándar común para definir el problema; se desconoce a dónde acudir, y se tiene problema para reunir pruebas y la percepción de falta de solidaridad oficial con quienes viven la violencia.