Facebook
Gaceta digital FI Ingenieria en Marcha
Comunicafi TVIngenieria comunicafi_unam
Cultura y deportes
2022-03-07
8M: Hablemos entre Sor Juanas de la FI
Académicas hablan sobre la influencia del Reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz en su vida y labor docente.
Por: Rosalba Ovando Trejo
Fotografía: Eduardo Martínez Cuautle
Comunicafi
Conversatorio virtual

En el marco del 8M Día Internacional de la Mujer 2022, académicas de la División de Ingeniería Eléctrica (DIE) y la Comisión Interna para la Igualdad de Género de la Facultad de Ingeniería (CINIGFI) realizaron el pasado 7 de marzo el conversatorio virtual Hablemos entre Sor Juanas, en el que algunas galardonadas con el Reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz dialogaron sobre la influencia que tuvo esta distinción en su labor docente y de investigación, y en su vida personal.

Entre las invitadas estuvieron Margarita Puebla Cadena (2004), Georgina Fernández Villagómez (2005), Amalia Adriana Cafaggi Félix (2006), Silvina Hernández García (2008), Laura Sandoval Montaño (2011), Norma Elba Chávez Rodríguez (2013), Isabel Patricia Aguilar Suárez (2014), Amelia Guadalupe Fiel Rivera (2015), Pamela Fran Nelson Edelstein (2017), Irene Patricia Valdez y Alfaro (2018), Alejandra Castro González (2019) y Mayumy Amparo Cabrera Ramírez (2020).

En primer lugar, las invitadas recordaron el enorme orgullo que significó recibir el galardón. Pamela Fran y Laura Sandoval comentaron que la distinción ha visibilizado y ampliado el quehacer de las docentes en aquellas entidades universitarias donde predominan los varones. "Enaltece el hecho de que las académicas podemos realizar proyectos valiosos en diferentes ámbitos y ser felices, y envía el mensaje a las jóvenes de que no tenemos que estar al lado de un hombre para valernos por nosotras mismas o ser respetadas ni quedarnos supeditadas en el estereotipo de lo que debe ser una mujer", expresó Patricia Aguilar.

En su participación, Irene Valdez hizo hincapié en que la desigualdad no es generalizada en toda la Universidad, pues algunos colegas son empáticos con el trabajo de la mujer. Adriana Cafaggi opinó que es inadmisible que se otorgue un reconocimiento por entidad: "Son muchas las comprometidas con su labor; es necesario que existan otras distinciones que avalen ese trabajo".

Alejandra Castro coincidió con la idea de que se den más apoyos para que las universitarias se sigan preparando: "El índice de quienes llegan a la licenciatura o al posgrado es muy bajo porque las mujeres deben trabajar el doble, de lo contrario, sus aspiraciones profesionales se truncan". Por su parte, Margarita Puebla subrayó que el Premio Sor Juana contribuye a hacer conciencia de la presencia de las mujeres y de sus aportaciones, ignoradas, incluso, hasta por mujeres: "Tenemos que romper con esos techos de cristal que impiden crecer y acceder a los puestos de decisión".

Amelia Fiel agradeció a las mujeres sororas (madre, familia, maestras y amigas) que la apoyaron en su formación y en su crecimiento en la FI: "Ellas representan ese galardón, ya que pusieron su hombro y esfuerzo para visibilizarnos. En este sentido, necesitamos construir una comunidad en la que se compartan los problemas de hombres y mujeres, se apoye a las compañeras que no son escuchadas ni reconocidas y las alumnas puedan ver en sus profesoras un referente", acotó.

Por su parte, Silvina Hernández mencionó que el Premio Sor Juana reafirmó su autoestima y le hizo valorar su labor en la FI: apoyar a las estudiantes para que tengan mayores oportunidades en su desarrollo profesional. "Mi reconocimiento es la sonrisa de un joven o una jovencita que me agradecen por el aprendizaje y la ayuda".

Al referirse a las difíciles situaciones que viven las mujeres durante su formación y en el campo laboral, donde sus conocimientos son minimizados, Mayumi Cabrera enfatizó que ha tenido que trabajar el triple para sobresalir, estudiar un posgrado, acceder a un puesto o para recibir un galardón, ya que tanto hombres como algunas mujeres han subestimado sus capacidades y talento: "Lucho para que mis alumnas no vivan esto y por la igualdad de género en la docencia, la investigación y en cualquier área".

En tanto, Norma Elba Chávez afirmó que esforzarse el doble no tiene nada de malo, pues al final deja una gran satisfacción, lo negativo es conservar los estereotipos de que las mujeres no podemos realizar actividades intelectuales de excelencia: "Le digo a mis estudiantes que para lograr sus metas es preciso que trabajen con ahínco, los resultados valdrán la pena", expresó.

Reconocimiento del trabajo de las académicas de la FI

Para que el reconocimiento a las académicas de la Facultad de Ingeniería sea creciente y permanente, las Sor Juanas coincidieron en que las mujeres deben confiar en sí mismas y enorgullecerse del trabajo que realizan; luchar por metas en conjunto y por la igualdad de oportunidades en la participación de los órganos colegiados, las comisiones dictaminadoras, las academias de asignaturas y los comités de evaluación: "Para una promoción o un PRIDE no se toma en cuenta nuestras condiciones de vida (maternidad, cuidado de los hijos, etc.) y evalúan nuestra productividad con los mismos criterios que a los hombres; si fuera a la inversa ni se cuestionaría. Aun así, nos preparamos, somos docentes, publicamos e investigamos, pero es un desgaste tremendo", detalló Amelia Fiel.

Las participantes subrayaron que es momento de que las mujeres que sólo se quejan se unan a lucha y participen para lograr la condición de igualdad que se busca, y que la Universidad debe evidenciar que las mujeres están contribuyendo a posicionar a la institución entre las mejores en áreas como la investigación.

Para cerrar, las invitadas describieron brevemente sus sentimientos por su premio: "Es un sueño realizado que agradezco a mi familia y mis antepasados" (Georgina Villagómez); "representa mi trayectoria y el apoyo de la FI, profesores, amigos y familia" (Mayumi Cabrera); "enaltece mi labor, es un tributo a mi familia y mi facultad, y un recordatorio de que las mujeres tenemos que realizarnos en todas las esferas" (Irene Valdez); "me compromete a trabajar mejor y buscar la empatía entre mujeres, que vean que nos queremos, que nos alegramos del éxito de las demás y que podemos trabajar en equipo sin pelear por un reconocimiento. Debemos trasmitir el mensaje a nuestras estudiantes que el conocimiento no se basa en el egoísmo o la envidia, sino en el respeto" (Patricia Aguilar).

"Se lo dediqué a mi madre por su entereza de apoyar a ocho hijos e hijas que lograron una carrera; visibiliza mi trabajo en pro de las nuevas generaciones de ingenieros e ingenieras" (Silvina Hernández); "ha sido un incentivo, un compromiso y una responsabilidad para seguir apoyando a mis estudiantes y colegas" (Laura Sandoval); "me compromete a ayudar a las jóvenes, que vean que pueden lograr sus metas sin importar de dónde vengan ni si tienen o no el apoyo de sus familias" (Pamela Fran); "me hizo reflexionar en la importancia de colaborar unidas y romper con los estereotipos (patriarcado, patrones de elección profesional y de vida) y los enfoques que no nos conciben trabajando en equipo, como el dicho aquel: mujeres juntas, sólo difuntas; al contrario, juntas y no difuntas" (Margarita Puebla).

Hoy ya no está tu ser inteligente, compacto cual arcilla en ladrillera, que esquiva el golpe sin hacerle frente, sacude su rizada cabellera, y dando la apariencia de indulgente, esconde a la tremenda guerrillera. (Margarita Puebla, poema "A mi madre").

Cabe destacar que algunas premiadas no pudieron asistir al conversatorio, como Leda Speziale San Vicente, la primera en ser distinguida con el premio Sor Juana en 2003, y Jaquelina López Barrientos, galardonada en 2012, a quienes les reconocieron su importante labor.